El Fundador

Alfredo Hernandez

Alfredo fue un artista que estudió psicología, un artista como él mismo se definía: “un artista en el sentido estricto de la palabra”. Estudió la Carrera de Director Escénico, la Licenciatura en Psicología y la Maestría en Psicoterapia Gestalt.

Es reconocido como uno de los personajes más importantes en la lucha contra el SIDA en México. Por más de 25 años lideró a todos los que nos sumamos a sus proyectos.

Fundó varias organizaciones: El Grupo Intento de teatro en la Ciudad de Pachuca, la Asociación Árbol de la Vida IAP, Fundó y dirigió Ser Humano AC y la Fundación Ser Humano Internacional IAP. Alfredo no fue un activista contestatario ortodoxo, más bien fue un activista progresista: necesitaba responder con acciones de atención a la gente que vivía con VIH en condiciones de vulnerabilidad, fue por ello y por su gran creatividad que incorporó nuevas formas de trabajo a la lucha contra el SIDA, agregó disciplinas al trabajo conjunto, convocó a un equipo de personas y profesionales para crear un modelo de atención multidisciplinario basado en la atención directa a la gente que vive con VIH/SIDA.

Creó el albergue para enfermos en fase terminal, de Árbol de la Vida, creó el primer albergue para adultos enfermos de SIDA en la Ciudad de México y otro similar en Guadalajara, creó el Centro Multidisciplinario para la prevención y atención de SIDA, en la Ciudad de México, espacio para la prevención, detección, asistencia social y defensoría de Derechos Humanos de las personas que viven con VIH/SIDA, creó el “Hogar Abrázame” la Casa Hogar de Ser Humano para niños, niñas y adolescentes con VIH/SIDA, en la Ciudad de México.

Miles de personas se vieron beneficiadas de su trabajo de casi 25 años, muchas a las cuales él ni siquiera conoció, se le murieron aproximadamente 500 personas pero logró cambiar la vida de miles, no solo, los más de 3 mil que hemos atendido, o esos miles que a través de las muchas pláticas que dio, pudo prevenir que se infectaran o esos miles que enamoró, e invitó a colaborar en su sueño que era Ser Humano, porque él, también se sabía un soñador, “un soñador con los pies en la tierra” Editó y publicó los libros “El Sida Hoy” y “Humano, demasiado Humano.”

El tío bonito

Alfredo fue el papá de Yovanni, el tío bonito de todos los niños, niñas y adolescentes de Ser Humano, ese tío que siempre les tenía una galleta, el que los llevaba a su playa en Santana, en Boca de Río, en donde varios de ellos y ellas vieron el mar por primera vez en sus vida, ese cómplice que a todos les decía que sí, que les hacía saber con un guiño de ojos que todo iba a estar bien.

Alfredo fue ese gran amigo, ese gran amigo que todos quisieran tener, al que todos buscaban, al que todos consultaban, al que siempre le pedían opinión, fue esa clase de persona que siempre estuvo dispuesto a ayudar, Alfredo fue muy, muy querido.

“Lo único que estos niños pueden contagiarte….
es su deseo de vivir”.

Alfredo fue un amante de los libros, de los discos, de la música, del arte, un ser creativo, un hombre bueno y generoso, fue un activo luchador social, fue un maestro de vida de todos los que lo conocieron.

Y así… la vida sigue…. ya vendrán tiempos mejores.